Sin categoría

Alejandro Lovera: “Mi papá es un chiste”

Papachiste EmilioLovera Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste

Foto: UN

La oficina de La Comedia Local es bastante amplia. Al entrar se ven a varias chicas trabajando todas muy juiciosas en sus cubículos. Al fondo se observa un estudio de grabación y, más allá, una oficina que debe de ser la oficina del jefe. Pero lo que más llama la atención son los diferentes muñequitos que adornan el espacio. Hay un muñeco de Chepina, otro de Foco Fijo y uno de Gustavo, El Chunior.

La Comedia Local sirve de guarida y base de operaciones de humoristas de la talla de Claudio Nazoa, Wilmer Ramírez, Laureano Márquez y Emilio Lovera. Desde aquí cuadran e inventan sus shows. Digamos que es como un Salón de la Justicia, pero de puros comediantes. Es aquí, en este recinto del cual me reservo dar las coordenadas, no vaya a ser que la gente llegue pidiendo chistes gratis, donde me encuentro con Emilio Lovera y su hijo Alejandro Lovera.

Emilio tiene la misma cara y el mismo cuerpo que recuerdo ver por Radio Rochela cuando yo era chiquito y jugaba en el colegio a los colombianos: “¿Miedo? Miedo nooooooo”. él no envejece, pareciera que tiene el secreto de la eterna juventud, igual que Chayanne, Jerry Rivera y Guillermo Dávila. Alejandro Lovera, por su parte, tiene 26 años y es más alto que su papá, estudió Derecho y música. Ahora es productor audiovisual y trabaja con su viejo como sonidista acompañándolo en la mayoría de sus presentaciones. Es un poco tímido, pero después que entra en confianza se suelta, no mucho, pero se suelta.

Aunque nunca le llamó mucho la atención el seguir los pasos de su padre, Alejandro ha colaborado con la creación de algunos personajes en el programa de televisión “Misión Emilio”.

-Mi hijo ha sido testigo de cómo se construyen los personajes –suelta Emilio Lovera mientras se le ve un brillo de orgullo en los ojos-. Alejandro inventó Los Chamos Pues, un sketch que tenemos en Misión Emilio y que ha funcionado muy bien.

Emilio Lovera y su hijo comparten una camaradería especial, trabajan juntos y se retroalimentan constantemente. De Alejandro haber tomado el camino de la comedia, su papá lo hubiera apoyado al cien por ciento y sólo le hubiera dicho: “Prepárate mejor que yo”.

-Mis hijos tienen el sentido del humor que tiene cada chamo, aderezado con lo que han visto, pues no sólo me han visto a mí, sino también a Laureano, a Claudio y a compañeros de Radio Rochela –recuerda Emilio-. Mis chamos me han hecho reír mucho con los sobrenombres que le inventaban a los amigos; por ejemplo, tenían uno que era un rapero con estrabismo y le decían Visco C.

A los hijos de Emilio Lovera siempre les gustó el humor, en cada cumpleaños pedían de regalo un humorista y su padre los complacía, para luego sentirse contento al verlos llorar de la risa. Y el padre también se ha nutrido directa o indirectamente de sus hijos a la hora de crear un personaje o adaptar alguna facultad de sus hijos a un personaje.

-Me inspiro en mis hijos cuando hago un personaje que es un niño. Mejor dicho, yo imito a mis hijos de niños cuando me toca ser a mí un niño.

Se siente y se vislumbra que La Comedia Local va a tener Loveras para rato.

 

 UN

 

facebook Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste0twitter Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste6google Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste0pinterest Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste0linkedin Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste0stumbleupon Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste0print Alejandro Lovera: Mi papá es un chisteemail Alejandro Lovera: Mi papá es un chiste