Sin categoría

Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado

IMAGEN109705832 400x200 Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado

Lo que comenzó como un tratamiento estético para Gloria Mateus Ayala se convirtió en una tortura.

Esta mujer, de 53 años, pagó 700 mil pesos por un tratamiento estético con el que buscaba disimular las líneas de expresión (arrugas) que tenía al lado de su boca (surco nasogeniano) y terminó con su rostro desfigurarado.

Ahora, tendrá que conseguir 15 millones de pesos más para una cirugía plástica que le ayude a disimular los irreversibles daños que le causó el procedimiento estético.

“La vanidad de las mujeres nos lleva a hacer cosas, por eso, aprovechando que conocía a una amiga que tenía un centro de estética, me atreví a realizar el tratamiento, que consistía en efectuar infiltraciones de ácido hialurónico en las arrugas”, señaló Mateus, quien desde hace 11 años se desempeña como coordinadora de la Unidad de Fiscalización de Impuestos en la Alcaldía de Tunja.

La funcionaria indicó que el procedimiento le fue realizado por Marleny Martínez, propietaria del centro de estética Splendor, en la avenida norte de Tunja.

“El 2 de septiembre del año pasado me aplicaron la primera dosis de ácido y el 26 de ese mismo mes la segunda. Pero el problema comenzó a partir del 28, ya que amanecí con la cara totalmente inflamada”, dijo.
Ante esa situación, Mateus acudió a Marleny, quien le señaló que esa situación se había podido presentar por dos razones: porque había tenido una reacción alérgica al medicamento o porque el laboratorio donde ella (esteticista) compraba el medicamento mezcló el ácido con polímeros.

“Entonces, me comenzó a aplicar más líquidos en la cara para controlar la inflamación y, adicionalmente, corticoides, los cuales dejé de inyectarme por recomendación médica. Cuando se complicó la situación ella trató de sustraerme el líquido que ya estaba solidificado en varias partes con un rayo láser, pero terminó metiéndome una bacteria”, dijo la afectada, quien confirmó que para poderla eliminar por completo requería de un tratamiento que duraba cuatro meses más y costaba cuatro millones de pesos.

“Intenté pedirle ayuda económica a Marleny pero ella se negó, por lo que ya interpuse acciones judiciales en su contra para que de una vez por todas se responsabilice”, concluyó Mateus.

A su turno, Marleny Martínez, propietaria de Splendor, dijo que ese caso ya estaba siendo manejado por un abogado.

“Ese es un tema muy complicado y extenso del cual yo no soy culpable y no quiero hablar”, indicó Martínez, quien considera que en este caso hay un conflicto de intereses del que algunas personas quieren sacar provecho económico.

El Tiempo

facebook Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado2twitter Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado6google Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado0pinterest Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado0linkedin Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado0stumbleupon Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado0print Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfiguradoemail Otra víctima de los polímeros: Colombiana quedó con el rostro desfigurado