Sin categoría

Comisario Alexander Dávila revela detalles de la Masacre de Los Cortijos y denuncia a fiscal del MP

davila 320x240 Comisario Alexander Dávila revela detalles de la Masacre de Los Cortijos y denuncia a fiscal del MPEl comisario Alexander Dávila quien fue imputado por la Masacre de Los Cortijos decidió revelar  una serie de acontecimientos que pretender involucrarlo en ese hecho y denuncia a un fiscal del Ministerio Público, que a su juicio se ha ensañado contra él y ha ocultado evidencia para que sea culparlo en el mencionado crimen.

El funcionario, de larga trayectoria policial, elaboró una carta abierta que a continuación NAD reproduce:

CARTA ABIERTA

A los Honorables Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

A la Presidenta de la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia.

A la Fiscal General de la República.

A los Magistrados de la Corte de Apelaciones de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia.

A la Fiscal Superior del Ministerio Público del Estado Zulia.

A los Fiscales del Ministerio Público con competencia Penal del Estado Zulia.

A los Jueces con competencia Penal del Estado Zulia.

A los ilustres Abogados del Estado Zulia.

A la Opinión Pública en General.

 

Yo, ALEXANDER JOSÉ DÁVILA GONZÁLEZ, venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad numero V-11.290.746, Funcionario Policial, con rango de Comisario General y Estudiante de Derecho, procesado bajo arresto domiciliario, obrando por mis propios intereses y derechos constitucionales, domiciliado en el Municipio Maracaibo, Estado Zulia; me veo en la imperiosa necesidad de recurrir a los Medios de Comunicación Social de la República para exponer los siguientes hechos: PRIMERO: El día 13 de Junio de 2010, ocurrió un abominable hecho, reprochable socialmente, donde fueron asesinados 4 ciudadanos zulianos, en el Sector “Los Cortijos”, kilometro 14 de la vía que conduce a Perijá, conocido en nuestra comunidad como “La Matanza de los Cortijos”, hecho que repudio por mis principios morales y mi firme convicción de honrar las normas que sancionan los hechos punibles, principalmente aquellos que sacrifican la vida humana, que es el bien más preciado del hombre en sociedad. Los repudio y condeno porque me pareciera que nuestra zulianidad esté hoy en periodo de extinción, cuando priva más la actitud desalmada e irracional de los homicidas que cualquier otra consideración humana, más aún cuando desde mi condición de funcionario policial, me ha tocado vivir muy de cerca el innegable impacto que hechos tan atávicos como éstos inciden en nuestra vida ciudadana. SEGUNDO: Niego, rechazo y contradigo, social y moralmente, que tenga vinculación alguna o grado de participación criminosa en esos hechos tan horrendos y alevosos, que tanto repudio han causado en nuestro medio social y merecen ser castigados con toda la fuerza de la Ley. TERCERO: Por manipulaciones perversas de policías disfrazados de honestos, que desviaron las investigaciones penales, para satisfacer sus bajas pasiones humanas, aparecí vinculado como protagonista de esos repudiables hechos punibles, y causa extrañeza en el entorno policial decente y no contaminado, que los Fiscales del Ministerio Público no advirtieran oportunamente los entuertos policiales ejecutados con la aviesa intención de destruirme moralmente, pues hasta la presente fecha ni los policías investigadores ni los Fiscales que supervisaron las pesquisas pudieron colectar ni plasmar ninguna evidencia, ni indicio, ni presunción, ni sospechas fundadas que produjeran una mínima convicción, aunque sea aislada, para relacionarme con certeza judicial, en la ejecución de los hechos que motivaron la aludida Investigación Penal. Por argumento a contrario, afirmo con franqueza hoy, que en el expediente número 8C-12.451-10, correspondiente a la Investigación Policial del CICPC número I-456.927, que dirige actualmente la Fiscalía Cuarta del Ministerio Público, bajo el numero 24F4-0111-11, cursan suficientes pruebas técnicas de criminalística (comparación balística, experticias de Ion nitrito y Ion nitrato, barridos y macerados, pruebas hematológicas), que me exculpan y excluyen mi participación en el referido evento delictuoso, porque para el momento de ocurrir los hechos in comento me encontraba en un lugar muy distante del sitio del suceso y en presencia de más de 30 personas, que corroboraron con sus testimonios mi presencia física en el Autódromo Internacional “Los Parisi” de Maracaibo, en la fecha y hora en que ocurrió aquel abominable crimen. CUARTO: En el desarrollo de las investigaciones y del correspondiente Proceso Penal, haciendo uso de mis máximas de experiencia policial, he analizado las hipótesis que pudiesen haber concurrido o intervenido para que se produjera aquella “Matanza de Los Cortijos”, y luego de varias reflexiones alcancé la conclusión de que intereses oscuros y perversos de policías inescrupulosos e intrigantes, dominados por celos policiales, y en complicidad con delincuentes de alta peligrosidad social, encaminaron sus dardos venenosos contra mi integridad policial y moral, para convertirme así, sin piedad alguna, en un “chivo expiatorio”, para con ello desviar la Investigación Penal, esconder a los verdaderos asesinos y burlar las esperanzas de esclarecer dicho hecho punible. Por ello ahora recuerdo aquella frase del Escritor Santiago Ramón y Cajal: “Alardeas de no tener enemigos? No te calumnies. Es que acaso jamás has dicho una verdad o combatido una injusticia?”. Asimismo recuerdo con tristeza las palabras del Escritor José Ingenieros, en su obra “Las Fuerzas Morales”, cuando acertadamente escribió: “No se puede ser muy amigo de los amigos, sin ser algo enemigo de la justicia”. QUINTO: Adquiere capital importancia el hecho cierto de que el día 16 de Julio de 2010, ocurrió otro hecho similar, otro crimen por sicariato, cuando dos sicarios nombrados JHONNY RAFAEL MÉNDEZ ARTIGA y FRANK YEISON CHÁVEZ CHÁVEZ, luego de asesinar a un ciudadano, en la “Piñatería y Confitería Todo Para Fiestas”, ubicada en la Av 15 “Las Delicias”, entre Calles 77 y 78, numero 77-44, Sector “Paraíso” de Maracaibo, en plena huida del sitio del crimen, fueron aprehendidos por funcionarios del Cuerpo de Policía del Estado Zulia, adscritos al Destacamento Puma, y al capturarlos les fueron incautadas 3 armas de fuego, que luego de peritadas resultaron positivas con dicho crimen y, una vez comparadas dichas armas con las conchas colectadas en el asesinato múltiple de “Los Cortijos”, resultaron positivas, lo que evidencia que hay identidad material de ejecutores de sicariato en ambos asesinatos. Por ello invito a los Jefes Policiales del Estado Zulia a que me desmientan con pruebas técnicas y científicas irrefutables, divorciadas de cualquier manipulación perversa. SEXTO: Con base en las probanzas técnicas ya aludidas, se determinó que las armas utilizadas para ultimar vilmente a aquellas víctimas de “Los Cortijos”, fueron las mismas armas que les fueron incautadas a los sicarios de la “Piñatería y Confitería Todo Para Fiestas”. Además, las investigaciones del crimen de “Los Cortijos” evidenciaron que los criminales se transportaban en un vehículo tipo Camioneta, Pick Up, Silverado, de color gris, de las mismas características físicas de la camioneta que le fue ocupada a los sicarios de la “Piñatería y Confitería Todo Para Fiestas”. Por consiguiente, pregunto yo ahora: ¿Cuál es el capricho policial y judicial de mantenerme preso por la “Matanza de Los Cortijos”, si los verdaderos asesinos ya fueron capturados in fraganti por el sicariato de la Piñatería? SÉPTIMO: Cuando los resultados de las investigaciones del sicariato de “Piñatería y Confitería Todo Para Fiestas” determinaron la vinculación de estas armas con la “Matanza de Los Cortijos”, la Fiscalía Quinta del Ministerio Público del Estado Zulia, remitió, bajo Memorándum, las resultas de tales investigaciones a la Fiscalía Novena del Ministerio Público del Estado Zulia, cuyo titular había sido objeto de una formal Recusación, y luego de varias incidencias procesales, por disposición de la Fiscalía General de la República, asumió la dirección de las investigaciones el inefable Fiscal 35 con competencia Nacional, AMÉRICO RODRÍGUEZ, quien en vez de honrar el Principio del Debido Proceso, la probidad de la prueba, la objetividad, imparcialidad y buena fe, que orientan a la Institución del Ministerio Público en Venezuela, torció el rumbo que marcaban las pruebas técnicas obtenidas por los sabuesos policiales, ocultando los informes periciales que con certeza judicial, me exculpan de toda participación criminosa. Ante semejante acto inescrupuloso y perverso de dicho Fiscal, afloró a mi mente el recuerdo de aquel día en que resultó asesinado, por balas criminales, el padre de dicho Fiscal, quien al conocer la noticia de dicho crimen, regresó apresurado de Caracas y dio instrucciones a los policías encargados de la investigación pertinente, de no capturar a los asesinos sino de acribillarlos a balazos, tal como realmente ocurrió, bajo la protección e instigación del prenombrado Fiscal. Ojalá la Fiscalía General de la República se ocupe hoy de investigar y descubrir esa venganza criminal que institucionalizó dicho Fiscal contra los asesinos de su padre, porque el crimen organizado y alimentado por un Fiscal no prescribe. OCTAVO: El Fiscal AMERICO RODRIGUEZ ha sepultado la verdad procesal y la verdad moral, ocultando las pruebas y datos que me favorecen y me exculpan en relación a los hechos que malsanamente me atribuyen para descalificarme moralmente. Ante este atropello contra mi persona y mi familia, yo me pregunto: ¿Quiénes son los sicarios? Los que se bajan de las camionetas a ultimar a balazo limpio a cualquier ciudadano, o aquellos que, amparados en un cargo de policía o de Fiscal, tuercen las pesquisas, las contaminan, las manipulan, las acomodan y siembran evidencias falsas para cobrar retaliaciones, con sed de venganza, por celos e intrigas policiales, o peor aún, para obtener beneficios, dádivas o pagos indebidos. NOVENO: En una sociedad democrática, libre de impurezas policiales y judiciales, con Fiscales y Jueces probos, estudiosos y honestos, hechos perversos como los denunciados en esta misiva, son impensables que ocurran, pues le toca a los impartidores de justicia sancionar los ilícitos sociales. Así cobra vigencia aquella brillante frase del jurista Eduardo Couture: “El día que los Jueces sientan miedo, deberá temblar la sociedad”. Si la justicia se administra de rodillas y los jueces sienten miedo, la sociedad deberá temblar de terror. A lo cual yo agregaría: “El Zulia está temblando”. DECIMO: A la ciudadanía en general le debe llamar a reflexión estos hechos que estoy DENUNCIANDO, porque cualquiera puede ser víctima de lo mismos atropellos y abusos que hoy padezco, porque en esta sociedad contaminada nadie está exento de ser victimizado, porque hoy día la gente le sigue teniendo miedo a los Policías corruptos y extorsionadores, pero siente terror ante los Fiscales del Ministerio Público que por ignorancia, descuido, negligencia, mala fe o apetencia monetaria, violan los Principios Rectores del Debido Proceso y consienten privaciones de libertad sin ningún motivo ni soporte probatorio. DECIMO PRIMERO: Queridos compatriotas, la lucha es dura, nuestro país necesita Policías, Fiscales y Jueces imparciales y valientes. Apoyemos a los que hoy sacrifican su tranquilidad personal y el reposo hogareño, para reivindicar las Instituciones Democráticas de nuestro país. Confío en una justicia verdadera, oportuna y eficiente.

Atentamente,

ALEXANDER JOSÉ DAVILA GONZALEZ

Comisario General

C. de I. Nº V-11.290.746

Noticia al Día

pinit fg en rect gray 20 Comisario Alexander Dávila revela detalles de la Masacre de Los Cortijos y denuncia a fiscal del MP