Décadas de historia en la Calle Ricaurte

Muchos, en nuestra ciudad se preguntarán, que significa “Cambuleto”?..En el argot maracucho, “Cambuleto” es un hombre con las piernas curveadas. “Cambeto”, o “Cambao” también se les dice.

Cuenta José Soto, de 62 años y actual regente de “La Esquina de Cambuleto”, que le cuesta mucho precisar los años que tiene de fundado ese tradicionalísimo enclave maracucho. Establecido, según cuenta Don José, antes que los otros bares del centro de la ciudad, como lo fueron “Puerto Arturo”, “La V.O.C” y “La Bélgica Alpina”, el cálculo en cuanto a sus años de existencia se podría remontar a unos 70 años.

Miles de zulianos han pasado por sus sencillas instalaciones, las cuales funcionaron, en sus orígenes al otro lado de la calle Ricaurte, justo al frente de la actual sede, casi haciendo fondo con el diario “Panorama”. La malhadada “Remodelación” del casco central de Maracaibo en los setenta, no solo acabó con obras arquitectónicas de gran valor, también, la ignorancia del gobierno de turno dio al traste, inmisericordemente, con comercios de gran valía, años de funcionamiento y arraigo en el corazón del pueblo.

Precisa el segundo Cambuleto, Don José, que su padre, heredero del negocio de su abuela, fue el primero en recibir dicho apelativo. Cuenta que las piernas de su padre se arquearon por la posición que adoptaba cuando su madre lo cargaba, siendo un bebé. En función de ese leve defecto físico, la muchachada de la zona, inventores y malvados, comenzaron a llamarlo de esa forma, algo peyorativa, pero que a la postre se convertiría en palabra de uso común en la ciudad.

José Soto, Cambuleto en segunda generación

Cantantes, gaiteros, poetas, periodistas, fotógrafos, políticos, Gente de todo tipo, de toda clase social han hecho de “La Esquina de Cambuleto” un enclave cultural. La gaita suena todos los días, sea febrero o agosto, y de sus entrañas han surgido cantantes, músicos y grupos gaiteros. En la actualidad, promocionan a “Los Gaiteros de Cambuleto” para la temporada 2011, abogando la vuelta a los acordes básicos y tradicionales de nuestro ritmo autóctono.

Botellas de Maltina Regional, añosos avisos de Café Imperial, fotografías de deportistas zulianos, afiches y adornos publicitarios de vieja data, forman parte de la escenografía de este recinto que, de lunes a sábado, nos muestra en vivo y directo una imagen imperecedera e inolvidable del Maracaibo de ayer.

Estamos preparando la tercera generación de Cambuletos”, dice don José, quien lamentablemente perdió su hijo, pero cuenta con varios sobrinos que, de seguro, van a perpetuar, por muchos años más, ese amoroso ejercicio diario de mantener la tradición de una ciudad como Maracaibo, su música, sus costumbres y su gentilicio.

Carlos Montiel Franco

Fotos: Stevens Novsak

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á